Almejas para fritos

Deben elegirse almejas grandes y ponerlas al fuego en una sartén limpia para que se abran, reservando el agua que suelten. Se abren y se les quita la carne que tienen, picándola; las cáscaras, se rascan bien con cuchillo para que queden limpias.

Se ponen en un cazo al fuego 40 ó 50 gramos de mantequilla (a falta de ella se pone manteca) o bien mitad mantequilla y mitad manteca. Cuando esté derretida, se añade una cucharada grande de harina por cada 6 almejas y se rehoga. Se tiene la leche muy caliente; se echa a la masa un cazo de leche y se bate con cuchara de palo hasta que se forme una bola; se retira del fuego y se trabaja igual. Luego, añadir  más leche, sal y el picado de almejas junto con el agua que han soltado, previamente colado.  Cocer muy bien de forma que resulte una pasta consistente.
Sacar a una fuente honda para que se enfríe.

Formar las croquetas pasando los pedazos de masa por harina, huevo y pan rallado y freír en abundante aceite caliente.

La pasta puede prepararse la víspera, pero las croquetas deben rebozarse lo más próximo posible al momento de freírlas. 

Acciones de Documento

Almejas para fritos

Foto de infelix http://www.flickr.com/photos/infelix/11817474/