Chuchos y relámpagos

Poner en el fuego medio cuartillo de leche rebajada con agua con dos cucharadas colmadas de manteca, un poco de sal y una copita de coñac. Cuando esté hirviendo y la manteca derretida, se echa de golpe la misma medida de harina; se bate bien hasta que se haga una pelota; se saca del fuego; y se sigue batiendo un buen rato. Después, se echan montoncitos del tamaño que gusten sobre la placa del horno, fría y engrasada. Necesitan buen horno.

Se hace la crema pastelera (con 1 litro de leche).

Cuando se ha horneado la pasta anterior, se cortan los chuchos o relámpagos que resulten con tijeras, y se rellenan de crema. Después, se espolvorean con azúcar glas o se les unta caramelo.

Para el caramelo, se pone una cazuelita con ocho cucharadas de azúcar y una cucharada de agua; después, añadirle un poco más de agua (solamente la precisa para mojar el azúcar); poner a cocer a fuego lento. Cuando pasa a punto de almíbar empieza a tomar color.

Se saca y se untan de caramelo con el mango de una cuchara.

Acciones de Documento