Moka

100 gramos de mantequilla, 100 gramos de azúcar glas, una tacita de café concentrado y una yema de huevo (puede suprimirse).

Se trabaja la mantequilla con una cuchara de palo hasta dejarla como si fuera pomada (si hace frío, acercar al fuego mientras se bate, pero que no le dé el fuego directamente) y después se añaden poco a poco el azúcar y la yema. A continuación se le va echando el café, una cucharilla cada vez, moviendo sin parar para que se una. Si se quieren hacer adornos, conviene hacerlos seguidamente.

Acciones de Documento