Patatas huecas

Para guarnición de carne. Se pela una patata no muy grande y se cuece. Se saca y se aplasta bien con el tenedor. Se le añaden natas de leche, sal y harina, hasta que resulte una pasta bastante seca. Se enharina el lugar donde se va a trabajar la pasta; se extiende la pasta con el rodillo, dejándola bien delgadita; y se corta con un cuchillo de la forma que más guste. Se fríen en aceite fino.

Acciones de Documento