5.- Urko

 

Foto: Arrajola en el centro, con la zona de Zozola a la izquierda; al fondo el monte Urko; 2002 (Asier Sarasua).

De Zozola o Aritxulueta, por el camino asfaltado, llegaremos a Elorreta. Allí es donde se dividen Ermua y Eibar; es más, uno de los caseríos, Elorreta Behekoa, tiene la mitad de su planta en Ermua y la otra mitad en Eibar. A partir de ahí, hay que subir una fuerte pendiente y en 20 minutos llegaremos a la cumbre del monte más alto de Eibar, Urko. Urko es un monte que tiene un significado especial para los eibarreses; el día de Año Nuevo, es tradicional subir a la punta de Urko para que el sol naciente del nuevo año nos bendiga y nos ofrezca su protección. Desde la punta es visible todo el País Vasco: desde el mar Cantábrico hasta Castilla; el Duranguesado, el Gorbea, Aitzgorri o el Pirineo. Desde Urko podemos bajar a Mallabia, Ermua o Markina; tambien a Aginaga o Usartza. Nosotros, sin embargo, descenderemos por el sitio por el que hemos subido, pero nada más iniciar el descenso, a unos 200 metros, después de superar un pequeño cercado, nos dirigiremos hacía la izquierda, para coger el camino que va de la falda de Urko a Usartza, una zona de jaral, tojo o argoma y monte bajo; espacio vital de la tarabilla y el chochin. A la altura del caserío Abanzabalegi, cuando el camino principal dibuja una curva y se dirige hacia el norte, dejaremos dicho camino y descenderemos por un pequeño sendero directamente hacia los caseríos Abanzabalegi.

Acciones de Documento