Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

El día 1 de diciembre se colocará en el patio del Ayuntamiento el viejo reloj de la parroquia, restaurado.

23/11/2021
Fue el propio Ayuntamiento el que, en los albores del siglo XX, ordenó la sustitución del antiguo reloj y la construcción y colocación del nuevo en el año 1910.

La Comisión Ego Ibarra acordó su recuperación en el año 2020, y solicitó a Urbanismo el establecimiento de una partida en el presupuesto del 2021 con el fin de hacer frente a los gastos derivados de dicha labor de restauración. La empresa Relojería Industrial Nervión fue la adjudicataria del trabajo por ser la oferta más económica y por contemplar que el reloj —de hierro fundido con tambores de latón y construido para que diese las horas en punto y cada cuarto de hora, con repetición a las horas— quedaría igual que cuando la fabricó el relojero Zubillaga.

El reloj es de color azul, su color de origen, puesto que, antes de su limpieza, la empresa de restauración analizó el elemento y observo que lo único que se conservaba pintado de la maquina para poder saber su color se hallaba dentro del barrilete. Según los expertos, estos relojes de torre monumentales se solían pintar de negro, rojo, azul o gris.

El Departamento de Cultura de la Diputación de Gipuzkoa ha concedido una ayuda económica para dicho trabajo de restauración por las características del elemento y por su valor histórico y patrimonial.

El reloj que marcó las horas más convulsas de la primera mitad del siglo XX se colocará provisionalmente en el patio del Ayuntamiento sobre una mesa-soporte especial diseñada por el herrero eibarrés Juan Manuel Martínez  el día 1 de diciembre hasta su traslado a la ubicación definitiva.

Acciones de Documento