Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

La pequeña ermita de San Juan de Untzaga fue derribada en 1900 para renovar la plaza de Untzaga y levantar la nueva Casa Consistorial

16/06/2021
El altar de la antigua ermita y la imagen de San Juan fueron trasladados al Asilo Hospital de Eibar.

"Atzo goizeko ipuinak", Jose Antonio y Martin Azpilikueta

En Untzaga, hace unos quinientos años, las casas se hallaban a ambos lados del camino real, “surcadas por el camino real y otros secundarios, y las acequias del molino del Portal y de Burgua, así como la regata que desde Ubidieta descendía al arroyo principal, para lo cual existía un pequeño pontón en el camino real para salvar este arroyo” y en el lugar dónde se halla la actual plaza había huertas y prados. La única casa que había en la zona era la de Sancho Sánchez de Ibarra, en la zona inferior de Isasi.

Sin embargo, con el paso de los siglos, la zona de Untzaga (Ulsaga) se fue edificando. La ermita de San Juan de Unzaga se construyó en la segunda mitad del siglo XVI, a orillas del río Ego, en la parte delantera de la actual Casa Consistorial. Se trata de una ermita de gran relevancia, ya que en 1664 el Concejo eliminó la antigua costumbre de celebrar la misa mayor del día de San Juan en Azitain (las juntas se han hecho de tienpo inmemorial en los días de San Juan de junio en la hermita de Nuestra Señora de Azitayn), debido a que en dichas fechas hacía demasiado calor y Azitain estaba alejado del casco y, desde entonces, la misa del día del apóstol empezó a celebrarse en la parroquia y tras la celebración iban en procesión a la ermita de San Juan de “Ulsaga”.

En 1863, la pequeña ermita (7x6 m) se hallaba aún abierta al público, pero el 21 de enero de 1866, con el fin de ampliar el paseo de Untzaga, el Ayuntamiento contrató a Juan Antono Erbite para el traslado de la ermita; para el 15 de mayo de 1866, las obras de traslado del antiguo emplazamiento ya estaban finalizadas y se recolocó al lado de la Real Fábrica de Armas situada al oeste de la plaza, edificio construido en 1847. Previamente, en 1845, el Ayuntamiento había adquirido el palacio de los Bustinduis o Juanestebanekoa (un renombrado armero eibarrés), una casa anexa y una huerta para construir la Fábrica de Armas, que se levantó en el remozado  palacio de los Bustindui.

La ermita no duró muchos años en el nuevo emplazamiento: en 1899, con el fin de ejecutar el proyecto de ampliación de la plaza y de construcción de la Casa Consistorial (del arquitecto Ramón Cortazar), fue derribada junto con la Casa Torre de Unzaga, la casa Amigonekua y la Real Fábrica de Armas.

Al Obispo se le prometió que se iba a construir una nueva capilla para San Juan en el nuevo Ayuntamiento, y se dice, se cuenta, que dicha capilla se construyó pero no se utilizó porque el altar de la antigua ermita y la imagen de San Juan fueron trasladados al Asilo Hospital eibarrés, lugar al que han acudido las baserritarras hasta hace 40 años a bendecir la sorba del día de San Juan, costumbre que actualmente acoge la iglesia de Azitain. 

Acciones de Documento