Cambiar a contenido. | Saltar a navegación

La torre de Untzaga, una de las torres de viviendas más altas de Gipuzkoa, sustituyó al Salón Teatro.

19/10/2021
La estructura del Salón Teatro se cayó el 3 de junio de 1952 y el edificio fue derribado en 1954. Pasaron muchos años hasta que se levantó la torre.

"Salón Teatro, 1952" (Atzo goizeko ipuinak, Martin Azpilikueta)

Situada en el corazón de Eibar, la torre de Untzaga es una de las torres de viviendas más altas de Gipuzkoa. Tiene 77 metros de altura, 19 plantas y un bajo.

Pero antes de la torre hubo en el mismo lugar otro edificio emblemático: el Salón Teatro, uno de los lugares de ocio más importantes de la comarca, construido en 1872.

El teatro era un lugar distinguido, con suelo de madera y butacas granates, con techado de yeso adornado con elementos decorativos y el escudo de Eibar en el escenario. En el interior se organizaron actos muy importantes, como el primer mitin socialista en 1897. Allí también estuvo la sede de Juventud Republicana. En ella se celebraron numerosos espectáculos musicales, por ejemplo  la ópera Katiuska, don Celia Gámez y la violinista Pacita Delgado, y revistas para gente adulta a partir de las diez de la noche. En la década de los 30 había sesiones ininterrumpidas de cine hasta las 11 de la noche El precio de la entrada era de 65 céntimos. No había límite de edad  porque las películas estaban dirigidas a todos los públicos.

El 3 de junio de 1952 se esta proyectando la película ‘Yo también soy de Jalisco'  cuando toda la estructura se derrumbó. La rápida evacuación permitió que no hubiera víctimas, pero sí muchos heridos. Los propietarios intentaron obtener el permiso del Ayuntamiento para arreglar el tejado, pero el Ayuntamiento no les dio y fue demolido en 1954.

En el solar que quedó vacío se planteó la construcción de una torre. Pasaron muchos años realizando gestiones para llegar a un acuerdo entre propietarios y arrendatarios de los pisos. La Alcaldía realizó una labor de intermediación para que el proyecto prosperase y se pagaron diversas indemnizaciones para los que vivían en el edificio.

El promotor de la torre fue Miguel Zubillaga y el arquitecto Andrés Basterrechea Arzdun, arquitecto municipal de Irún, hermano de Nestor Basterrechea, en la entrevista que en la revista Eibar hicieron al arquitecto en 1965: “Trabajo en equipo con mi hermano Nestor, pintor y escultor, que colabora en los aspectos estéticos de mis proyectos”. En un principio, las viviendas debían ser mucho mayores, pero finalmente fueron más pequeñas, duplicando el número de viviendas previsto. La estructura consta básicamente de dos formas: un cubo ciego en planta baja para cine y una estructura en forma de L para viviendas y locales de oficinas.

Durante el proceso de construcción tuvieron que afrontar una serie de problemas, ya que el agua apareció cuando se iniciaron las cimentaciones.

La torre no era del agrado de todos, algunos decían que destruía el carácter de la plaza y no la veían con buenos ojos. Los arquitectos Saez y Basañez afirmaron que “los visitantes que vayan en dirección a San Sebastián, al descender por esa especie de tobogán que es la calle de Isasi, tienen la sensación de que van a estrellarse contra una barrera de hierro y hormigón.” Otros, por las características del pueblo, por su complicada orografía y falta de espacio, decían que la construcción era adecuada.

En el cubo situado en la base de la torre de Untzaga, además de los locales comerciales, también estaba el cine Untzaga. Abrió sus puertas en 1970 y desde el principio se convirtió en una referencia cultural. En Eibar, en aquellos años, estuvieron en funcionamiento 5 salas de cine: Untzaga, Coliseo, Rialto, Amaya y Capitol. El cine Untzaga se cerró en 2009. Cabe destacar que los hermosos murales que se encontraban a ambos lados de la pantalla fueron realizados por el pintor Miguel Ángel Álvarez.

La información se ha extractado de la revista Eibar y de diferentes artículos del DV firmados por Alberto Echaluce.

La torre de Unzaga no es el Empire State, pero los que han estado en la última planta dicen que no hay otro edificio que tenga semejante vista en Eibar. Tal vez empiecen a cobrar entrada…

Acciones de Documento